jueves, 25 de marzo de 2010

Un consejo para evitar la muerte de su empresa.

Tan solo en Enero del año en curso, 760 empresas quebraron, Pymes en su mayoría, las cuales tenían entre su plantilla entre 1 y 50 empleados, estatus que resulta en una señal de alarma, por tal motivo, el titular del Banco de México, Agustín Carstens anunció que los bancos están en condiciones de otorgar créditos al sector productivo, lo que impulsaría el crecimiento del PIB a un 5% mostrándose de manera optimista.

Por su parte, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en un comunicado de prensa anunció que “el crédito a la actividad empresarial disminuyó 0.25% respecto a Enero”.

Un consejo sano para los dueños de Pymes es tener una estrategia de negocio clara, un mercado enfocado y tener siempre presente las propuestas de préstamo que pueden ofrecer los bancos, ya que según muestran las estadísticas, aumentó el fomento a prestamos bancarios, pero disminuyó la solicitud de los mismos. Aprovechando lo anterior, en la banca en México, se presentan diversas categorías para prestamos empresariales, y estos se dividen en dos grandes familias:

1.Financiamiento para apoyar la operación diaria de la empresa:
* Suele ser un préstamo a corto plazo que otorgan flujo de efectivo al momento de requerirlo.
* Se otorga para aprovechar oportunidades de negocio.
* Sirve para hacer frente a las obligaciones, en términos mas coloquiales, pagar una deuda con el crédito.
* Es ideal para gastos de representación.

2.Financiamiento para apoyar el crecimiento de la empresa
* Suele ser un crédito a mediano o largo plazo
* Ideal para proyectos de inversión
* Sirve para cubrir necesidades de inversión en activos fijos

Dentro de estas dos grandes familias se pueden solicitar los créditos dependiendo de sus necesidades, y si se utilizan las herramientas con inteligencia adecuada, será menos probable que su empresa muera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada