lunes, 11 de abril de 2011

También aquí cuesta caro morirse….


¡Morirse! Todo lo que podría acarrear este hecho en lugares tan llenos de tradición. – (Xochimilco)- Aquí cuando te mueres, todo es trágico, las personas en verdad se duelen, (las cercanas claro), nunca falta que tú familia sea tan numerosa que no la conozcas toda y ella tampoco al muerto. Se manda a avisar a toda la familia, se les invita a compaña a los deudos y posteriormente se organiza la comida, se asigna alguien al mando para realizarla durante los días que se vele el cuerpo, el día del entierro y los nueve días posteriores (normalmente una señora de edad que sabe las proporciones de comida a realizar en este tipo de casos, organiza a las que le ayudaran).

Podríamos dividirlo en tres etapas:

1.- La previa antes de el sepelio en donde las personas parecen desfilar y dan el pésame llevan ceras, ramos de flores o coronas con lo que demuestran su pesar. En la casa del difunto se coloca un moño negro señal de luto, se hacen rosarios por la noche y el día, las personas se acercan a la caja del difunto a verlo. El cuál antes de meterlo al ataúd (en algunas ocasiones se viste de algún santo), se le pone unas sandalias llamadas alpargatas, una varita de naranjo, una gordita de chicharrón o lo que le haya gustado en vida, si la persona fue soltera el ataúd será blanco.

2.-El día del entierro se lleva a la iglesia para posteriormente llevarle al cementerio, aún el servicio funerario mande una carrosa fúnebre normalmente familiares cercanos cargan el ataúd y en algunos casos antes o después de la misa pasa haciendo vistas a el domicilio de familiares. Este último peregrinar antes de llegar al campo santo, puede ir acompañando al difunto con música, desde mariachi, banda de viento, norteños y hasta cohetes.

Al llegar al cementerio se hacen los últimos rezos y se procede a depositar el féretro en la fosa para dar el último adiós (algunas pertenecías serán enterradas también). Posterior a esto se les invita a los acompañantes a ir a comer a casa del difunto en donde con anticipación se ha preparado comida, el menú puede ir desde el mole, arroz, pollo, tamales de frijol, o el típico de frijoles con mole.

3.- Nueve días a partir de el entierro se harán rosarios nocturnos, después de los mismos se les invitara una merienda o cena ligera, se realiza una misa a los nueve días del fallecimiento en donde se les invitara a los familiares y amigos por medio de una esquela, se va a misa y se vuelve a invitar a comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada