lunes, 2 de mayo de 2011

Un México lleno de color


El color tiene un peso en cada cultura, su significado varia, para unos un color puede ser algo positivo mientras para otros todo lo contrario. Ello nos enriquece nos hace distintos y de algún modo saca nuestra personalidad no solo como seres individuales sino como parte de un grupo, de una cultura y de un país.

Es muy difícil poder adentrarse en ello si estamos empapados de lo mismo, quizás si vemos hacia otra dirección nos sea mas fácil tomar referencia. El color lo llevamos en todo, en lo que vemos, en lo que comemos y hasta lo que vestimos. Muy obvio es el uso del blanco y del negro, mientras que para los orientales el blanco es luto, para los occidentales es el color negro.

Pero hablar del color en México, es parte de lo que vemos en sus distintos estados, en los paisajes, en su gente, en su comida, en su alegría, en su caos, en un orden o desorden que brinca en la diferencia en los contrastes, de su ropa, sus casas, del color mismo que lo rodea.

Un ejemplo de ello lo vemos en nuestras calles, cada casa tiene color por que queremos que se distinga, queremos ser protagonistas, y aun si vivimos en un condominio veremos la forma en que no se parezca a la otra, y quizás esta crezca pero nada mejor que cambiarle el color, ya sea iniciativa tuya o la del vecino, para nosotros es muy común ver una casa rosa, junto a una azul ,verde ,violeta ,naranja ,café, blanca y del color que se te antoje…

Puede haber muchas teorías del color, que nos digan como usar el color en nuestra ropa, en nuestros espacios, o como se interpretan y como quizás nos trasmiten una temperatura o un estado de ánimo, pero al fin de cuentas el uso del color es parte de nuestra cultura y su significado tiende de ello, aun que también el uso del mismo en nuestra vida varia, ya que aun cuando alguna de las teorías del color te indiquen una dirección, la respuesta a el se dará por distintos motivos.

El mexicano se expresa en color tanto en su vida como en su muerte, asomémonos a cualquier cementerio y veremos que una tumba no es siempre igual a la otra y seguramente en el también encontraremos mucho color. ¿Será acaso que nuestra individualidad y el color lo queremos expresar hasta la muerte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada